martes, 5 de febrero de 2008

PERDÓN, HAMILTON ES NEGRO

Lo digo porque no sé si se habían dado cuenta. Es verdad. Es negro (disculpen mi racismo). Bueno, no es negro del todo (perdón por ser racista), café con leche cargadito, diría yo. A veces me pregunto si él se ha dado cuenta. Por si no se lo creen, aquí tienen la prueba:


Todo esto viene a partir de los insultos racistas que ha sufrido el pobre Lewis Hamilton, abanderado de la igualdad, en el circuito de Montmeló y que tanto la Federación Española, como la internacional, al igual que el propio circuito y la prensa española e inglesa han condenado.
A mí, condenar los insultos racistas me parece bastante racista. Quiero decir que no acabo de entender porque los insultos racistas son peores que los insultos que no son racistas. En otras palabras, no entiendo porque decir que Hamilton es negro (perdón) es peor que decir que es un hijo de puta, cuando sabemos a ciencia cierta que es que es negro (perdón) pero no podemos demostrar, al menos con pruebas irrefutables que sea un hijo de puta.
El problema está, a mi parecer, en la interpretación que hace cada cual de los insultos. Si yo digo que Alonso es, con perdón, que hay que ser igualitarios, blanco no creo que Fernando Alonso se ofendiera. Si le llamamos, en cambio, (disculpas anticipadas) blanco cabrón probablemente sí. Pero seguramente se ofendería por el "cabrón".
¿Qué quiero decir con esto? Si yo tengo que insultar a alguien, le llamaré algo que le ofenda. Es decir, por mucho que me empeñe no puedo insultar a un blanco (perdón) llamándole blanco (mierda, siempre se me escapa, perdón) porque no le resultaría ofensivo.
No sé si me explico. Me da la impresión que uno no debe ser racista consigo mismo y aceptar que es negro (perdón) y que ser negro (perdón, perdón, perdón) no es nada malo. Vamos, que si a Hamilton (perdón) no le ofendiese que le llamasen negro (mis más humildes disculpas) no creo que nadie le llamase negro (los siento muchísimo).
Cuidado, con esto no quiero decir que no hubiese racistas entre los aficionados de Montmeló, que los habría, como también habría gilipollas, memos, blancos (perdón) y, seguramente también, negros (mi más sinceras disculpas). Lo que quiero decir es que ya va siendo hora de quitarnos tabús de encima y de empezar a aceptar que el negro (sorry) es simplemente un color.

Pido humildemente disculpas a cualquier persona de color negro (perdón) o blanco (lo siento) que haya podido sentirse ofendida por este artículo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Menuda gilipollez de entrada, con perdón.

Anónimo dijo...

Pues a mi me parece muy buena...

Anónimo dijo...

una gilipollez com una catedral, desde luego...

porque ni tiene gracia ni tiene cerebro el autor...

Fëanor dijo...

pues a mi me parece q tienes toda la razon, llamar negro a alguien no me parece insultarle ni mucho menos, el insulto esta en la mente de los racistas, me parece que tienes toda la razón del mundo, fuera aparte me parece que la entrada está bien escrita.

vegethalia dijo...

Si un negro te llamase "blanco" con tono despectivo y de manifiesta superioridad, seguro que tb te molestaría.

El problema no es el 'negro', es lo que se despendre (implicitamente) con el tono en el k se dice: 'negro -de mierda-'.

Se puede insultar llamandote blanco, precioso o premio nobel. La palabra en si, no importa mucho...

totyvalle dijo...

Ja ja ja! buenísimo, tío. Creo que tienes toda la razón. Me encanta este post.

Anónimo dijo...

Buen post, estoy de acuerdo contigo aunque no al 100%:)

Related Posts with Thumbnails