sábado, 1 de noviembre de 2008

LA REINA Y EL MATRIMONIO

El caso es que me importa un rábano lo que diga la reina. Ya sea sobre las uniones entre parejas del mismo sexo o sobre la estabilidad de las plataformas petrolíferas. La reina es campechana y punto. No se puede decir mucho más de ella. Por supuesto, en ocasiones dice gilipolleces, pero ¿quién soy yo para criticar eso si me considero uno de los mayores exponentes de ese arte?

Sin embargo hay ciertas declaraciones de la reina que me vienen al pelo para exponer ciertas ideas que me vienen rondando la cabeza desde hace bastante tiempo. Son acerca de la homosexualidad y vienen a decir lo siguiente: "Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es. Hay muchos nombres posibles: contrato social, contrato de unión".

Como decía, me importa un pedo la opinión de la reina. La cuestión, para mí, es que hay mucha gente que piensa igual, o parecido.
Señora reina y demás afiliados a esta línea de pensamiento, he de decirle que no. Sencillamente NO. No hay otros nombres posibles. Sólo hay uno, MATRIMONIO. Ese es el nombre que fija la ley española para la unión legal de dos personas que pretenden realizar una vida común en pareja. Es decir, los nombres "contrato social" o "contrato de unión" no son válidos. Quizá lo sean en su imaginación. Quizá, en su opinión, deberían serlo, pero la realidad es que no lo son. Es más, ni siquiera es válido el consabido sobrenombre de "matrimonio gay". No. Eso no existe. No hay matrimonio gay, ni matrimonio homosexual, ni leyes para ello, ni nada que se le parezca. No hay ninguna referencia a nada semejante en la ley española.. Sólo existe una clase de matrimonio. Podríamos llamarle simplemente MATRIMONIO y dejar de complicarnos la vida. Por los matrimonios de "esas personas", como dice la reina, son exactamente iguales que el suyo.
¿Jode? Puede ser, pero que le vamos a hacer. Todos los matrimonios son iguales independientemente de con quien te cases, de que te den por delante o por detrás, de que prefieras el sexo oral , anal , o que te peguen con un látigo, de que leas el ABC o El País, o de que tus cromosomas sean X, Y, W o Z.

Se siente.


Si tienes algo que comentar, comenta.

3 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Dios mío, no me lo puedo creer... te ha poseído el espíritu de Teddy "Al que no le guste que se aguante" Bautista!
http://www.elpais.com/articulo/cultura/Teddy/Bautista/canon/agua/pasada/paga/elpeputec/20081104elpepucul_5/Tes

Necesitas una exorcización rápida...

Rocky dijo...

No estoy de acuerdo. Si no estás de acuerdo con la ley, me parece muy bien. Por ejemplo, una afirmación correcta sería: "No estoy de acuerdo con la ley que regula el matrimonio en este país". Ahora bien, decir que el matrimonio entre homosexuales no es un matrimonio es claramente incorrecto porque, evidentemente, sí es un matrimonio.

Para mí, el equivalente a las declaraciones de la reina, si hablaramos del canon sería algo como: "El canon no existe. Llamadlo Manolo o Paco, pero no le llameis canon porque no es un canon".

Waychipeichi dijo...

Eres un capullin.

Related Posts with Thumbnails