miércoles, 4 de junio de 2008

PERDÓN, SOY UN HOMBRE

El caso es que según he podido leer en "El País" el gobierno ha anunciado un nuevo paquete de medidas de ayuda a la vivienda para esta nueva legislatura, lo cual está muy bien, desde luego.
Dentro de este paquete de medidas se encuentran ayudas destinadas a colectivos específicos como, en palabras de la ministra, "universitarios, jóvenes y personas mayores, hogares monoparentales, las mujeres inmigrantes, las mujeres mayores que viven en viviendas inadecuadas, las jóvenes que desean acceder a una primera vivienda, separadas, divorciadas o víctimas de malos tratos, entre otras."

Encuentro necesario puntualizar que en base al estilo del texto, problablemente, la ministra de vivienda quería decir, sin duda, "universitarias" y "familias monomaternales".

He de confesar, por otro lado, que hay dos cosas que me dan miedo de esta política de "discriminación positiva".
La primera es el "entre otras" de la ministra que, entiendo, viene a decir que habrá ayudas para más gente, siendo el sustantivo gente, en este caso, femenino.
La segunda es que cuando llegue a casa mi novia haya leído este artículo y me estampe un bate de béisbol en la cabeza. En realidad no me da miedo la posible rotura de cráneo, ya que seguramente sería una rotura positiva generada por un bate positivo. Lo que en realidad me atemoriza es la cumplir consiguiente pena positiva en una prisión positiva recibiendo un positivo correctivo anal por parte de algún otro maltratador como yo, puesto que, como todo el mundo sabe, las mujeres, sanas y positivas todas ellas, sólo emplean la violencia en defensa propia y, en base a ello, la positivamente discriminatoria "Ley de violencia de género" les ampara.

Da igual. Entiendo que merezco tener menos derechos que mi novia. Al fin y al cabo esta discriminación tan positiva no sólo generará algunos positivos votos, si no que además intenta compensar las discriminaciones (en este caso negativas) que históricamente han sufrido las mujeres. Es por eso que, como hombre (por supuesto, negativo) que soy, y aunque mi cerebro disponga sólo de una sexualmente pervertida neurona, bastante negativa, por cierto, encuentro justo que se establezca esta postiva venganza por todas esas discriminaciones negativas que mi negativo abuelo debió ejercer sobre su positiva abuela y que ni yo causé ni mi novia ha soportado nuca, que yo sepa.

Es por ello que muestro mi más sencillo arrepentimiento por ser un hombre y les pido humildemente, positivas señoras, disculpas.

Si tienes algo que comentar y eres una mujer, por favor, hazlo.

RELACIONADAS:

2 comentarios:

Waychipeichi dijo...

No pensaba que fueses tan gilipollas como para hablar asi de mi.

Anónimo dijo...

Mujer, es que es hombre, no se lo tengas en cuenta. Sólo puede decir cosas negativas, como corresponde a su sexo, perdón, a su género.

Related Posts with Thumbnails